Grant-Lee Phillips es una de esas voces que te trasladan a un lugar seguro. Que te aíslan del ruido del mundo en los momentos que más lo necesitas y consiguen que lo veas todo desde otra perspectiva. Solo tiene que hacer sonar su guitarra y ya te atrapa. Ya te hace sentir mejor. “Podemos reírnos de la oscuridad, luchar contra ella y devolverla al agujero de donde ha salido”, dice el artista californiano.